Noticias
25/06/2015

El plafón KLD1 es un detector de movimiento que se basa en la combinación de dos tecnologías. Por un lado lleva incorporado un detector de movimiento por infrarrojos (PIR) y al mismo tiempo está compuesto por multitud de pequeños LEDs.

Ambas características hacen de este plafón una herramienta idónea para su utilización en múltiples instalaciones, consiguiendo un ahorro de energía considerable y proporcionando un alto rendimiento y un óptimo control en todos los sistemas de iluminación. 

Las características más destacadas del plafón son:

  • Utilización de tecnología PIR de alta sensibilidad
  • Tecnología de iluminación LED
  • Montaje en techo
  • Ajuste del nivel crepuscular y del tiempo mediante selectores situados en la parte interna de la base
  • Instalación sencilla
  • Ausencia total de “zonas muertas”, gracias a su cobertura de 360º y zona de detección de entre 3 y 6 metros
  • Modo diurno y nocturno
  • Tiempo de retardo ajustable
  • Altura de instalación entre 2,2 y 4 metros

 

El sensor de movimiento

Su sensor, basado en la detección de movimientos mediante tecnología infrarroja, evita que se produzcan falsos encendidos al no atravesar superficies como paredes, muros, cristales o ascensores. Aún así, gracias a su gran sensibilidad y a la zona de cobertura circular de 360º, evita que haya “zonas muertas” y detecta hasta el más mínimo movimiento. 

Modo diurno/nocturno

Su funcionamiento se puede adaptar a distintos tipos de luz ambiental. Para regular el funcionamiento tanto diurno y nocturno, ajustar el selector en la posición “sol” y para el funcionamiento por debajo de un nivel de luz de “3 LUX”, ajustar el detector en la posición “luna”.

Sensibilidad ajustable

La sensibilidad puede ser adaptada dependiendo de la zona en la que se  quiera trabajar y el área que se quiera cubrir. La distancia de detección está comprendida entre los 3 y los 6 metros. Para regularla, ajustar el selector “∆” en la posición máxima o mínima.

Tiempo de retardo

El tiempo de retardo es el tiempo transcurrido antes del apagado de la iluminación. Puede ajustarse en función de las necesidades de cada usuario, desde los 5 segundos a los 8 minutos.